Visita a los más sabios

Hace varios años que durante la Navidad las personas de la junta, y todo aquel que quiera participar, visitamos a varios socios y socias de avanzada edad, que por diferentes motivos se encuentran en sus casas o en residencias con poca posibilidad de salir a la calle. Esta año la realizamos el 28 de diciembre. Le llevamos un agradecimiento sincero por toda su vida dedicada a la educación de los más pequeños. ¡Cuántos corazones marcados por la huella del amor! Y les pedimos una gran tarea: transmitir la experiencia de la vida, la historia de una familia, de una comunidad, de un pueblo; compartir con sencillez una sabiduría, y la misma fe.

Como el Papa Francisco dijo en una homilía a los mayores:

“Los hogares para ancianos deberían ser los “pulmones” de humanidad en un país, en un barrio, en una parroquia; deberían ser “santuarios” de humanidad, donde los que son viejos y débiles son cuidados y custodiados como un hermano o una hermana mayor. ¡Hace tanto bien ir a visitar a un anciano! Miren a nuestros chicos: a veces los vemos desganados y tristes; van a visitar a un anciano, y ¡se vuelven alegres!

Pero también existe la realidad del abandono de los ancianos: ¡cuántas veces se descarta a los ancianos con actitudes de abandono que son una verdadera eutanasia escondida! Es el efecto del descarte que tanto daño hace a nuestro mundo. Se descarta a los niños, a los jóvenes y a los ancianos con el pretexto de mantener un sistema económico “equilibrado”, en cuyo centro no está la persona humana, sino el dinero. ¡Todos estamos llamados a contrarrestar esta cultura del descarte!

Nosotros, los cristianos, junto con todos los hombres de buena voluntad, estamos llamados a construir con paciencia una sociedad diversa, más acogedora, más humana, más inclusiva, que no necesita descartar a los débiles de cuerpo y mente, aún más, una sociedad que mide su propio “paso” precisamente sobre estas personas.”

Así la ACMVAL disfrutó de una tarde de villancicos, abrazos, bombones y bailes, ¡Bendito seas!, el año que viene más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *