Dibujos que acercan a niños sirios y madrileños

Con motivo del Día Internacional de las Personas Refugiadas, que se celebra el 20 de junio, Entreculturas y el Servicio Jesuita a Refugiados lanzan la campaña 4 palabras para abrir el mundo


Sólo un 50% de niñas y niños refugiados asiste a la escuela primaria, frente al 91% del resto de los niños y niñas en el mundo; solo el 23% de los refugiados adolescentes está escolarizado, frente 84% del resto del mundo; solo un 1% de jóvenes refugiados cursa estudios de educación postsecundaria, frente al 36% del resto de jóvenes en el mundo; y las niñas y niños refugiados tienen cinco veces más probabilidades de estar sin escolarizar que los no refugiados: son datos que han hecho públicos Entreculturas y el Servicio Jesuita a Refugiados con motivo del lanzamiento de su campaña 4 palabras para abrir el mundo (www.4wordstoopentheworld.org), una de cuyas acciones consiste en el intercambio de dibujos entre niños de Madrid y niños sirios refugiados en el Líbano.

«Hay cuatro palabras que pueden cambiar la vida de los más de 33 millones de niños y niñas refugiados en el mundo que huyen de la guerra, la pobreza o la violencia: Acoger, proteger, promover, integrar. Son cuatro palabras que propone el Papa Francisco para influir en los gobiernos y en las políticas que permiten y promueven la guerra, la violencia y la desigualdad, y que queremos que se incluyan en los dos Pactos Globales sobre Migración y sobre Refugio presvistos por Naciones Unidas para finales de 2018», dicen desde Entreculturas y SJR.

Según Valeria Méndez de Vigo, de Entreculturas, «a finales del 2016 ACNUR registró 65,6 millones de personas  desplazadas forzosas en el mundo. El desplazamiento forzoso priva a las personas de sus derechos fundamentales, entre otros,  del derecho a la educación. Los niños, niñas y jóvenes menores de 18 años son el grupo de edad más afectado por el desplazamiento forzoso, ya que constituyen el 51% de la población refugiada del mundo. Además, la media de años que una persona refugiada o desplazada pasa en esa situación es de 17 años. Por tanto, muchas niñas y niños  pasan todo su periodo educativo en situación de refugio, ya sea en un campo de refugiados o en asentamientos urbanos».

Asimismo, Fadi Daou, director de los proyectos del SJR en Bourj Hammoud (Líbano), explica que «de los 550.000 niños y niñas refugiados en Líbano el 60 % no va a la escuela. La mayoría además ha vivido experiencias traumáticas de manera que la escuela los abraza y acoge para ayudar a reconstruir sus vidas». Y señala además que «la educación es un derecho que no debería interrumpirse durante las crisis humanitarias, ni en situaciones de refugio y desplazamiento forzoso ya que promueve la dignidad humana. Pero, además, la educación es una intervención que salva vidas».

Con ocasión de esta campaña, 25 niños sirios de estos campos de refugiados han realizado varios dibujos para los niños del colegio Divino Corazón, de Madrid, lo que para Pablo Gil Corona, Director pedagógico de dicho centro supone «no solo abrir los ojos de estas aulas al mundo, sino que traer el mundo a estas aulas».

Fuente: AlfayOmega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *