Educación bajará el horario lectivo del profesorado durante los dos próximos años en la Comunitat

El curso comienza con menos alumnos, más docentes y más gasto


La Conselleria de Educación tiene previsto reducir el horario lectivo del profesorado de Secundaria aprovechando el cambio legal anunciado por el Gobierno. Se hará de manera progresiva, tal y como ha explicado el secretario autonómico Miguel Soler en la rueda de prensa de inicio del curso. La intención es, para el curso siguiente, que toda la plantilla de estos cuerpos tenga 19 horas lectivas, y en el 2020-2021 bajar hasta las 18. Se volvería así a la situación previa al real decreto de racionalización del gasto educativo aprobado en abril de 2012, que obligó a las comunidades a fijar esta parte de la jornada laboral docente en 20 horas. Con el cambio anunciado por el Gobierno de Sánchez, se dejará a las autonomías que decidan la carga lectiva que asumen sus docentes.

En el acto el conseller Vicent Marzà ha desgranado las principales cifras del ejercicio que empieza, que se caracteriza por una ligera reducción del alumnado respecto al curso anterior (-1.447), un aumento del profesorado en la red sostenida con fondos públicos para llegar a máximos históricos (69.871) y un incremento del gasto en partidas sociales. Marzà ha destacado especialemente el aumento en becas de comedor, que permitirá llegar a 127.000 beneficiarios. Soler, por su parte, ha insistido en que la inversión ya comprometida en Edificant, el plan de renovación de infraestructuras escolares, asciende a 264 millones, la gran mayoría para centros nuevos.

Entre otros temas, los dos responsables de la conselleria han explicado que están a la espera de que se fije una fecha para la comisión bilateral con el Gobierno para explicar la nueva ley de plurilingüismo y se han mostrado convencidos de que no se apreciará ninguna medida polémica o ilegal. Este curso se aplica ya hasta segundo de Primaria y ha supuesto un descenso acusado de la oferta de enseñanza mayoritariamente en castellano.

Marzà también ha suscrito la intención del Gobierno de eliminar el criterio de la demanda social en la planificación escolar, lo que se interpreta como un intento de restar peso a la enseñanza concertada, así como de cambiar el tratamiento de la Religión. En este sentido, se ha mostrado favorable a sacarla de las escuelas, pero ha recordado la obligación de cumplir los acuerdos y normativas que permiten su impartición, así como la de otras confesiones como la islámica, que llegará este curso a una decena de escuelas con demanda.

Fuente: Las Provincias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *